lunes, 21 de julio de 2008

Sorolla y sus contemporáneos

Otra exposición paralela a la del CAC.


Entre la luminosidad de la obra de Joaquín Sorolla y el simbolismo costumbrista que caracterizó a Ignacio Zuloaga se mueven las 50 obras que conforman la muestra Sorolla y sus contemporáneos, en la Sala de exposiciones de Unicaja de calle Calvo y en la Sala de exposiciones de la Sociedad Económica Amigos del País hasta el próximo 31 de agosto.
Procedentes del Museo de Bellas Artes de La Habana (Cuba), 17 de los óleos expuestos son de Sorolla, nueve de Zuloaga y el resto de otros nom bres claves en la historia de la pintura de finales del siglo XIX y principios del XX como Pinazo, Rusiñol, Anglada, Julio Vila, Cubells, Francisco Pons o Manuel Benedito, entre otros. En conjunto, "una muestra llena de luz y color", explicó ayer la conservadora de la pinacoteca cubana, María Castro, quien indicó que los cuadros, que viajan entre el realismo y la vanguardia, reproducen paisajes, retratos y el costumbrismo español de la época y, en el caso de Sorolla, introducen la luminosidad "que supo atrapar con su pincel al respirar con aliento propio, ofreciendo un derroche de color y de calor".
Tanto de Sorolla como de Zuloaga se exhiben en Málaga "obras imprescindibles", según Castro. Así, del primero se pueden ver Niña (1904), Elena entre rosas (1907), Valenciana recogiendo naranjas (1908), y del segundo, Paisaje de Antequera (1925), El palco (1917) o Retrato del pintor Pablo Uranga (1905).