domingo, 17 de agosto de 2008

Os presento a Luna mi nueva mascota


La otra noche, me dieron un gran susto.


Era sobre las 4 de la madrugada, y yo aún estaba despierta, mi hija había cerrado su puerta, la que da a la terraza que hay sobre el porche; su dormitorio y el mio tienen cada uno una puerta que da a la dicha terraza, ella había encendido el aire acondicionado y yo no podía dormir con el ruido del motor.Así que estuve viendo la tele bastante tiempo, hasta que me entró sueño.


Tenía la persiana levantada a un metro del suelo, y la luz apagada y cuando me estaba empezando a dormir, noté un sonido extraño como alguien arrastrándose, y vi que la cortina se movía, me incorporé en la cama, y en esto, que veo una figura de una persona, un hombre, intentando pasar por debajo de la persiana para entrar en la habitación, ni os imaginais el grito tan tremendo que dí, bueno el ladrón se pegó un gran susto, porque salió despendolado, y saltó desde la terraza hasta el jardín y se perdió.


Yo no encendí la luz, me limité a cerrar rápidamente le puerta y sin dejar de gritar me fui al dormitorio de mi hija, que se despertó y pensaba que yo había visto una araña o una cucaracha, y que por eso gritaba tanto, llamamos a la policía y en poco tiempo llegaron y registraron la casa y el jardín, con el alboroto de linternas y vecinos asustados, y comprobé que no era fruto de mi imaginación, cuando encendí los focos del jardín y vi que el que está en la terraza, estaba colgando, se ve que en la huida el ladrón le dio una buena patada, estaban señaladas en la columna los zapatos restregados.


Así que he llegado a la conclusión que necesito un perro, que por lo menos avise de que hay alguien merodeando, y no dé lugar a que se te metan en casa mientras duermes y ni te enteres.


Así que nos fuimos mi hija y yo decididas a encontar una mascota, pero nada de pagar por ello, iríamos a la perrera municipal, y adoptariamos uno abandonado.


Cuando llegamos a la triple A, estaban cerrando, y hasta el lunes por lo menos nada de nada.


Nos recorrimos varios veterinarios y peluquerías caninas por si sabían de alguien que regalara perritos, y no hubo suerte.


Cuando ya nos íbamos a coger el coche para regresar a casa, vimos un niño con un perrito en brazos, y nos fuimos para el, a hacerle carantoñas, mi hija le dijo de broma, que si se lo regalaba, entonces el niño que se llama Sebastián, nos dijo que los estaban regalando, y nos llevó hasta su padre, que estaba jugando al dominó en una terracita de un bar, nos dijo que si lo queríamos era nuestro, que era de cacería, de la reza Pointer, y que era hembra, y era la más pequeñita de la camada, no podíamos creerlo, porque era preciosa y tenía solo un mes, y estaba predestinada a ser nuestra, porque era demasiada casualidad encontrarla así ¿no creéis?


Bueno pues ya lleva unos días en casa, se llama Luna, y anoche al salir al jardín vi un eclipse de luna precioso, que no lo han anunciado en ningún sitio, y también me pareció mucha casualidad.


Luna es monísima, se mueve de forma muy graciosa como los dibujos animados antiguos de Disney, y ya come pienso, mi gata está acercándose cada vez más a ella, y estamos distraidos todo el día viendo las monadas que hace.


2 comentarios:

Manel Oriol Tobal dijo...

¡Qué perrito tan lindo que tienes! Con lo que te gustan a ti los animales, seguro que habrá entretenimiento y distracción para rato.
Por cierto,¡vaya susto que te pegarone la otra noche! De momento, mucha protección no tendrás, pero ruidos, seguro que sí, ¡jajajaja!
Besitos y pásatelo bien,

Marudemarbella dijo...

Hola Manel, ¿verda que es una?monada?
Cada dia está mas graciosa,es muy buena, hoy le hemos comprado una casita de trapo.
La verdad es que la otra noche fué horrible, y me ha quedado un poco de shock, anoche me desperté gritando porque abrí en medio de la noche los ojos y me susté con el espejo de la cómoda, pensaba que era otra vez el ladrón, y ahora no puedo dejar de pensar cuando me acuesto, que de pronto puede aparecer alguien,y me produce un poco de ansiedad, pero supongo que poco a poco se me pasará.
Un beso y ya te contaré cosas de Luna.