domingo, 11 de agosto de 2013

PASIÓN POR LA TIPOGRAFÍA

Hace un par de meses tuve la suerte después de mucho tiempo buscando una sacapruebas por todas las imprentas de mi zona y páginas web de anuncios de compra-venta de  cosas de segunda mano de encontrar una.

Cuando la recibí después de la emoción, y de ver en las condiciones que venía me puse manos a la obra, para darle lustre y quitarle el olor a grasa vieja y polvo que traía.

 Me llamó la atención el cajón que trae debajo, con tipos, de un buen tamaño, y completos, excepto una ñ en la caja baja.(minúsculas)
 Sorprendentemente el cacharro traía sus instrucciones, y nose trata de un "sacapruebas" al uso, sino de una rotuladora, que se usaba en los negocios a principio del siglo XX, para confeccionar las ofertas.

Me puse manos a la obra, y limpié con gasolina la máquina que eso si, funcionaba perfectamente.
Y los tipos uno a uno, con una brocha suave y gasolina y luego las lavé, las sequé...
Y el mueble le hice un tratamiento contra la polilla, después de meterlo un día y una noche en el congelador. Y le dí con Pronto de Jhonsons para maderas.

 El sistema de sujetar los papeles, los traía rotos, el óxido había corroído los hierros, y después de mucho darle al tarro pensando como arreglarlo se me encendió la bombilla, y usé unos clip antiguos de archivar papeles. Probé los plateados pero eran muy blandos, y luego probé los dorados y estos si que me sirvieron.

 Quedó bastante bien, y lo hice muy rápido.
 Luego me apetecçia probar los tipos y los coloqué en orden alfabético sobre la sacapruebas.
 Y los entinté. Es curioso el sistema de composición con unas varillas que se colocan en unas ranuras, y a la vez los tipos traen una ranura para colocarlos y unas pequeñas pinzas para ajustarlos y que no se muevan.
 Este es el resultado.

La única pena es que solo da para tamaño folio, no es demasiado grande, pero es una máquina super y singular.