miércoles, 19 de marzo de 2008

LA FLOR DE LA PASIÓN


Hace muchos años, me ocurrió algo que no he podido descifrar aún.

Me regalaron una planta, por el día de San Valentín, y en la maceta había germinado una enredadera, así que mi madre cogió la enredadera y la plantó en un arriate que teníamos en la esquina de un patio, que daba a la cocina.
Empezó a crecer y enrollarse sus zarcillos, y se hizo muy muy alta, a la vez que nos sorprendió con unas flores moradas que nunca habíamos visto antes.
Alguien que vino de visita, al ver la planta, nos dijo: ¡Vaya, es una flor de la pasión! Y nos explicó que se llamaba así, porque tenía el color de la Pasión, los tres clavos de Cristo, y los doce apóstoles en sus pétalos,
Además de representar la corona de espinas, las agujitas de alrededor,
Olí la flor, y su aroma me pareció también especial.
Al poco tiempo, hacía buen clima y decidimos comer en el patio, cuando apreciamos unas gotitas pequeñas de sangre por todo el suelo, era inexplicable, y mi madre se lo achacó a los gatos; mi casa estaba pegando con otra muy muy vieja en la que no vivía nadie, y que con posterioridad mi padre compró, y ahora es nuestra.
Pero en esa época, los gatos callejeros campaban a sus anchas en ella, ya que no tenía cristales en algunas de sus ventanas, y pensábamos que estaban en celo y se habrían pegado, y hecho daño, porque no le dábamos otra explicación.
Pero la verdadera razón, era la planta, cuando al día siguiente y al otro, y al otro volvimos a encontrar las gotitas de sangre, y cada vez más cantidad de ellas, miramos la planta, y vimos que de su tallo, rezumaba un liquido rojo, espeso y pringoso, nos quedamos muy sorprendidos y llamamos a la persona que nos había dicho el tipo de planta que era, por si eso era normal, nos dijo que no, que eso no era normal, y se quedó muy impresionada.
Mi madre se puso muy nerviosa, y arrancó la planta, por mucho tiempo volvían a salir brotes, que ella rápidamente quitaba.
Hoy no sé porqué me ha venido a la memoria, y lo quiero compartir con vosotros.
Es verídico, no es ficción.

7 comentarios:

Ganimedes666 dijo...

Es una historia apasionante. Es un todo un relato decimonónico. Genial.

Estas cuestiones paranormales no son mi espicialidad, sin embargo me producen absoluto RESPETO.

La semana pasada mis compañeros hablaban de una persona "licenciada" y decían que no podían entender como alguien "con cultura" y "de ciencias" podía prestarle atención a semejantes cuestiones.
Me quedé tan impresionado de su reacción que dudé en intervenir. Pero finalmente lo hice porque no encuentro ninguna relación entre lo que la ciencia puede explicar y los fenómenos que ocurren en nuestras vidas.

La nueva dictadura de la ciencia.

Y en el nombre de ella también se comenten tantas barbaridades!!!

Marudemarbella dijo...

Yo no sé si es paranormal o no.
Pienso que será una variedad, de esa planta, que tiene la savía de ese color.
Luego he tenido en mi jardín dos variedades de esa planta, una ornamental, y otra de fruto, el maracuyá,( las dos tenian la flor igual) y ninguna de las dos sangraba.
Lo que me gustaría es buscarle una explicación.

Anónimo dijo...

Qué miedo!!!

Luna

Marudemarbella dijo...

¡uhhhhhhh!

Miedo?, no, mosqueo mas bién.

Hola Luna, salada, te has metido ya e el mar, me lo ha dichio un pajarito.

Ganimedes666 dijo...

Espero que no haya sido un petirrojo. Ese pecho de pintas encarnadas sería ya muy mosqueante.

la-de-marbella dijo...

La savia de algunas plantas es rojiza. El fruto de la flor de la pasión es de color cereza oscuro. No estoy segura de como va todo pero estoy segura de que tiene explicación racional. Uffff es que la semana santa siempre termina pareciendome epoca de reminiscencias mediavales y por ende cargada de supersticiones y brujerias. En casa de mi madre hay una planta enorme de flor de pasión

Marudemarbella dijo...

Si, vecina, si debe ser algo natural, solo que no he encontrado información al respecto, de que haya una variedad con la savia roja.
Cualquier dia,la encuentro.
Besitos