domingo, 3 de enero de 2010

Viaje a Lisboa 2009



Acabo de subir a Youtube este vídeo de mi viaje a Lisboa,( falta otro vídeo de la exposición que estoy preparando) estuve varios días y compartí hotel con otra amiga pintora española, que no ha querido salir en el vídeo ni en las fotos, cosa que respeto, no a todo el mundo le gusta estar en internet. Lo cierto es que la vez anterior que coincidimos todos los pintores que hemos participado, fue en Horta, Açores, allí estábamos todos juntos, en unos apartamentos que compartíamos de dos en dos o de tres en tres como en mi caso, que estábamos tres y fue muy divertido.
Esta vez, hemos estado mas repartidos, muchos eran portugueses y de Lisboa, y otros estaban en pueblos próximos y solo estuvimos juntos el día de la exposición. Mi compañera y yo y otra compañera (Pilar Bamba que se fue al pueblo y la hemos echado mucho en falta) estábamos invitadas en casa de una pintora portuguesa, en un pueblo cercano a Lisboa, pero decidimos las dos hospedarnos en un hotel, para estar libres y conocer Lisboa, fue todo un acierto porque el Hotel era una pasada, totalmente de diseño y muy céntrico, así que nos recorrimos Lisboa a pie y en autobuses turísticos, de los que tienen dos pisos y el segundo es sin techo.Lo hemos disfrutado de lo lindo; hemos visto museos, iglesias y comido los famosos pastelitos de Belem, riquísimos y de vez en cuando ya de noche, un IRISH COFFE calentito de camino al hotel.
La exposición estuvo preciosa, y luego nos fuimos a una casa de fados, donde cenamos y oímos fados preciosos a media luz, cantado por hombres y mujeres que se iban turnando (me pregunto por qué las mujeres cuando cantan fados se tapan con una capa o con un mantón) fue una velada deliciosa, yo llevaba cámara nueva que hace de todo, vídeos y fotos, pero no sé aún manejarla y no he podido hacer gran cosa.
Estuvimos en el pueblo de la pintora Lena Gal que nos invitó a todos a cenar, un pulpo al estilo típico portugués y fue toda una fiesta, aunque he omitido las imágenes en el vídeo.
Una cosa que me hizo gracia fue el avión que me llevó y me trajo de Lisboa, nunca había visto uno tan pequeño, creo que solo 18 plazas y el piloto, yo, casi no cabía por el pasillo con mi abrigo y cuando estábamos llegando a Lisboa me comenzaron a doler los oídos y llegué sorda como una tapia, me duró dos días la sordera, y lo mismo a la vuelta, nunca me había sucedido, y eso que viaje a Chile que son 12 horas creo.
Lisboa me ha encantado, merece la pena volver, es una ciudad limpia en todos los aspectos, se respira tranquilidad, es muy bonita, y está tan cerca…