jueves, 29 de julio de 2010

Resinero casero.




Me he construido un resinero para resinar las planchas de cobre con una caja de cartón.
Antes tenía otro también construido por mí con otra caja, pero era más rudimentario, pues consistía en una caja de cartón con una puertecilla por donde introducir la plancha. Esta caja estaba llena de resina de Colofonia en polvo, yo agitaba la caja durante un rato moviéndola y luego la dejaba en reposo, e introducía la plancha, pero nunca me quedaba uniforme el espolvoreado, incluso le ponía dentro piedrecitas para que se agitara bien la resina, pero no me gustaba el resultado final.
Este resinero nuevo creo que me dará mejor resultado, pues es el mismo sistema que los que venden, solo que es de cartón.
Os dejo fotos por si queréis fabricaros uno, yo lo he hecho con cosas que tenía en casa, pero son fáciles de conseguir y baratas.


Materiales:
1 caja de cartón, ( Esta contenía un sillón giratorio de despacho, me gustaron las medidas)
Medidas 74 cm alto 60 cm ancho y 29 cm de profundidad. Podéis hacerla con otras medidas.
1 bandejilla metálica con patas de Leroy Merlín aprox. 10 € lo venden en la zona de cocinas. (las patas sirven para que la bandeja se quede de pié y derecha)
1 inflador de colchonetas de playa, ( los hay de muchos precios ) Al montarlo desenroscar la boquilla ponerla dentro de la caja y haciendo un agujerito en el cartón enroscar el tubo desde fuera, se quedará fijo sujeto con la rosca de la boquilla, así no se saldrá cuando comencéis a bombear aire.
He usado una mesilla de jardín pequeña que tenía pero podéis colocar la caja en otro soporte, para más comodidad, y para luego poner el inflador debajo y que no estorbe.
Alambre, para sujetar las bandejilla.
Cola de carpintero blanca, para reforzar la caja con algún cartón por dentro.
Recortar unos trocitos de plástico y hacerles agujeros para poner antes y detrás del cartón donde se pone los alambres, sirve para que el cartón no se raje con el alambre y dure más tiempo.



Aquí podeis ver en detalle el trocito de plástico grueso con agujeritos para que el cartón aguante más no se raje, por detrás también lo he puesto.




Las brochas acodadas que hay sobre la caja, sirven para cuando la resina se pegue a las paredes de la caja, poder desprenderla, y barrerla y que caiga hacia el fondo de la caja.












Alrededor de la ventanilla he puesto cinta adhesiva ancha, para que dure más tiempo y para que la resina no se meta en los poros.




Una plancha colocada en la bandejilla. (la plancha está sin pulir, solo la he puesto para la foto)






Aunque ya he hecho las fotos, no está totalmente acabada, pienso pegar otra puertecilla de cartón que abra de arriba hacia abajo, para que la resina no se escape.
Ya sabéis que la resina de Colofonia molida es muy tóxica y no debe caernos en los ojos ni respirarse, hay que usar mascarilla y gafas como precaución y lavarnos las manos bien después de tocarla.
Yo voy a poner dentro 500 gr. pero si no es suficiente pondré más.
Ya sabeis que esta resina que cae sobre la plancha luego hay que quemarla aplicando calor por debajo para que se derrita y se adhiera a ella. Su función es hacer de trama para que los tonos de la aguatinta queden reforzados.


Riesgos de la utilización de la colofonia:


http://www.insht.es/InshtWeb/Contenidos/Documentacion/FichasTecnicas/NTP/Ficheros/752a783/752.pdf

8 comentarios:

Raúl dijo...

Hola, muy ingenioso el sistema de la caja de resina, yo también utilizaba una caja para resinar, pero no se me había ocurrido lo del hinchador de colchonetas. Espero ponerlo en práctica algún día. Un saludo
Raúl

Marudemarbella dijo...

Hola Raúl,
Lo cierto es que en el taller donde aprendí, tienen una resinadora que lleva un soplador de chimeneas, introducido por un agujerito, y a la hora de bombear aire es bastante incómodo, hay que agacharse y con los brazos hacer el esfuerzo varias veces.
Yo de fuerzas ando regular así que pensé, lo importante es que la resina vuele hacia arriba impulsada por el aire y me acordé de los infladores.

Gran evolución, y además después de hacer la resinadora los he descubierto eléctricos, son pequéñitos y sirven para inflar los colchones para dormir.¡Una pasada! Lo mejor es que el aire lo impulsa de manera constante, ¡Buf!
Lo sustituiré cuando se rompa el mío, sin duda.
Gracias por tu visita, me gustan tus trabajos.
Saludos.
Maru

Raúl dijo...

Gracias a ti también por tus palabras y felicidades por tu obra y por tu blog, ambos muy recomendables.
Estamos en contacto

Marudemarbella dijo...

Ok Raúl,
Ah! te voy a enlazar en mi blog.

Anónimo dijo...

Maru, muy ingenioso el tema del hinchador!!!

No te pregunto donde has comprado la colofonia... ;-)

Saludos!!!

Marudemarbella dijo...

Anónimo, que ya se quien eres, jajaja, eres Cesar, a que si?
te conozco bacalao, aunque vayas disfrazao, jajaj
¿Donde crees tu que voy a comprar la colofónia? si hasta he dejao la bolsa para que se vea.
saludossssss.
Maru

Bea Mahan dijo...

Excelente idea Maru! y muy buen blog! saludos.

Anónimo dijo...

Muy bueno e ingenioso, resulta muy útil.