domingo, 13 de septiembre de 2009

San Coscorrón


En la Catedral de Santiago de Compostela, y en el Pórtico de la Gloria, justamente detrás del parteluz, que es la columna que divide en dos la puerta donde está la imagen de Santiago, hay una extraña figura de un hombre de rodillas rezando que mira al altar mayor; dice la tradición que se trata del maestro Mateo, quien realizó el conjunto escultórico del pórtico de la Gloria, pero que por su soberbia fue castigado a permanecer de espaldas a su obra eternamente sin poder contemplarla.
Como era tan inteligente, también ha quedado en la tradición popular el golpear dos veces la cabeza de la estatua y todos los visitantes lo hacen para que se les transmita su sabiduría por lo que ha pasado a ser como un talismán para los estudiantes que lo llaman “Santo dos croques o santo de los coscorrones”.
El próximo jueves me examino de la asignatura Historia del Arte Medieval Cristiano, una asignatura preciosa pero muy extensa, y estaba estudiando la Catedral de Santiago cuando me he encontrado con esta graciosa tradición, así que le hago un pequeño homenaje a “Santo dos Croques”, poniéndolo aquí en mi blog, a ver si me ilumina.