lunes, 28 de enero de 2008

Fotogramas de la memoria (el mosaico 4)


La del inhalador viks soy yo, debía estar resfriada.
de Izda a derecha: Antonio, Fabio, Marco Antonio, Jose Carlos
Maru y Mª José
.
LAS JOYAS.
Cuando acababa el verano, la pensión se quedaba casi vacía, solo se mantenía con algunos clientes fijos, que pasaban a ser casi de la familia y con los viajantes de comercio que venían una vez al mes, o una vez a la semana o cada dos meses, a visitar a sus clientes; Y se quedaban a pernoctar, un día, o varios, según.
Entre ellos había uno de librería y papelería, que esperábamos con regocijo mi hermano y yo, ya que siempre nos caían varios libros o cuentos de regalo, álbumes de cromos o fajos de sobres de cromos, ¡era demasiado para nosotros! Incluso recuerdo que los recordatorios de comunión de mis hermanos y mío, fueron su regalo, y eran fascinantes, de “Ferrándiz” un dibujante que hacía preciosidades, y aquí ni se conocía, en las tiendas solo tenían los antiguos de santos, que eran muy serios.
También venía el viajante de los chicles Douglas, y una marca de sopas en sobres que empezaba a estar de moda, este señor nos regalaba los chicles por kilos, era un verdadero chollo, y por estas razones el invierno no nos desagradabla demasiado.
Un viajante que nos mosqueaba mucho a mi hermano y a mí, era uno de Granada, nunca nos dio nada, el señor; era bajito y muy serio, y llevaba un rulo negro de piel con correas, donde guardaba su mercancía, siempre intrigados mi hermano y yo por saber que llevaba allí hasta que un día, se citó con unas clientas en el salón de la pensión, y nos pusimos al acecho, Bueno a decir verdad estábamos encima casi del señor que de vez en cuando nos daba un empujoncito para apartarnos con bastante mala idea.
Y al abrir su rulo que por dentro estaba todo como enguatado de terciopelo rojo,
Vimos lo que podría ser un tesoro de un barco pirata, estaba todo lleno de joyas,
Fuimos a decírselo a nuestro padre muy intrigados y el nos dijo que se dedicaba a vender joyas, (por un momento pensamos mi hermano y yo que era un ladrón o algo así y estuvimos por llamar a Roa, el jefe de los municipales, porque nos parecía muy sospechoso todo)
Con el tiempo este señor fue inquilino nuestro, y tuvo una joyería en un local de nuestra propiedad casi 40 años. (Y tampoco nos dio nunca nada) jajaa








Maru de Marbella

5 comentarios:

yo voto al pp dijo...

Esa fota es más antigua que las fotos del abuelo Patxi. Sé positiva, mujer. Se aproxima un futuro explendoroso. Olvida el pasado triste.

Saludos cordiales

Luna dijo...

¡¡ Vaya cara de pilla!!
Te voy imaginando de pequeña.

Besos

Marudemarbella dijo...

Que va, era muy modosita.
El terremoto era el rubiales de mi hermano.
Un beso.

Pepero, gracias por tus consejos,
otro beso

la-de-marbella dijo...

Yo me acuerdo de los viajantes haciendo cola frente a mi abuela para hablar con sus casas. Todos erais muy guapos y rubios. Tu prima Maria Jose tenía y tiene un maravilloso color de ojos, muy parecidos a los de su padre y hermano. Me acuerdo de Luisa, de Damiana, de Ines etc etc. Que tiempos mas dichosos, la verdad.

Marudemarbella dijo...

Si, cuando Marbella era mas recoleta, aunque, cosmopolita siempre lo ha sido.
Los que estan en la foto son mis primos los Galvez, ellos no tienen esta foto, ni la han visto nunca, es en la escalera de la pensión, todos a la moda de cuadros escoceses, y pocos dias despues mi tio nos puso a todos la vacuna de la viruela o de la polio, no recuerdo bien, nos dejó a todos cojos por unos dias.
A partir de leerte me he decidido a escribir los recuerdos que me vienen de esos tiempos, bueno los mios mas antiguos que los tuyos,
Un beso